Int. General

“Es la primera vez que me pasa algo así”
“Es la primera vez que me pasa algo así”

TRAS LA MATANZA

Lo dijo Carlos Romanelli, a quien varios pumas le mataron 60 corderos. El damnificado reconoció que desde que pasó ésto, sale todas las noches a recorrer con reflectores, pero no han encontrado rastros. También, han dado aviso a los vecinos de la zona para que estén atentos.

 

Luego de la matanza de 60 corderos en un campo de nuestra localidad, los cuales fueron atacados por pumas, lo que supondría pérdidas por unos 80 mil pesos, Multimedio- Pringles entrevistó al productor ganadero damnificado, Carlos Romanelli, quien reconoció que nunca le había pasado algo igual.

El referente en primer lugar describió la escena que encontró al descubrir lo ocurrido: "Había corderos muertos por todos lados, estaba sembrado. Los empecé a cargar, cada tanto revisaba uno y estaban todos mordidos de la misma forma. Tenían reventada la cabeza", detalló.

"Por la cantidad de corderos muertos, perros no han sido porque estos se cansan y las ovejas no se han asustado para nada, cada 20 o 50 metros había un cordero muerto. Todo fue en redondo y la oveja no disparó", puntualizó.

"Para mí tienen que haber sido pumas. Las cabezas tienen un agujero de colmillo grande, de una fuerza tremenda que les ha molido los huesos. Encontré 60 corderos muertos, del más grande al más chiquito. A una oveja recién parida también le mataron los dos corderitos que ni se habían alcanzado a parar. Después, a los corderos de 18 a 20 kilos, también los mataron", dijo con pesar.

Romanelli no supo precisar cuántos animales habrían participado de la matanza y reconoció: "No tengo experiencia en ésto porque acá desde hace 30 años que estoy, jamás encontré un puma, pero por lo que me cuenta la gente acerca de cómo mata este animal, por ahí ha sido un puma que le estaba enseñando a los cachorros", sostuvo.

Refiriéndose a las pérdidas económicas, el damnificado precisó: "Un cordero de esos cuando lo voy a vender salen desde $ 1200 a $ 1500. Así que las pérdidas económicas podrían ser de $  60.000, la verdad no sé. Además, no es tanto eso, sino el desastre que me hizo. Había ovejas balando como si hubiesen estado destetadas recién, corderos perdidos, corderos lastimados que están tirados en el suelo y me da lástima matarlos, pero se van a morir igual", manifestó con pena.

Vale señalar que el campo de Romanelli se encuentra ubicado entre Coronel Pringles y Laprida, pasando la Escuela N° 21 de Paraje "San Manuel". "Es la primera vez que me pasa algo así. Me había pasado con perros que me mataron ocho o diez corderos, que los mordieron por todos lados, pero de esta forma tan brutal mordiéndolos en la cabeza", sostuvo.

Acerca de qué medida tomó para evitar nuevas matanzas comentó que "desde que pasó ésto estamos saliendo todas las noches a reflectoriar y dar una vuelta, hasta las 00.00 o 01.00 hs, pero no hemos visto más nada. No hay rastros porque está tan seco que no quedan pisadas. Les avisé a todos los vecinos y donde hay montes, han estado revisando  para ver si encuentran algún rastro, además acá no hay muchos lugares para escondites, por ahí pueden estar en algún pastizal, en el sorgo o en el maíz, pero nada más", describió.

La teoría en este episodio es que una madre puma le haya estado enseñando a cazar a sus cachorros y tal vez, estos animales hayan llegado a esta zona escapando de los incendios en La Pampa y Sierra de la Ventana, que tuvieron lugar el último verano.

A los productores de Pringles se les recomendó que utilicen perros protectores, que son de raza Maremnano y dan muy buenos resultados.

 


Publicado por EL DIARIO



Radio en vivo

Versión impresa

Busqueda


WebMail

Encuesta