Entrevistas Exclusivas

“La droga es un aparente paraíso que te lleva a la destrucción de tu vida”
“La droga es un aparente paraíso que te lleva a la destrucción de tu vida”

PERFILES

Así lo aseguró Santiago Diz, quien comenzó a consumir drogas a los 14 años y lo hizo durante casi 20, lo que lo llevó a tener que estar internado en varios centros de desintoxicación y recuperación. Cuando estuvo a punto de perder su vida, conoció la Fazenda de la Esperanza en Carhué y ahí pudo recuperar la misma. Hoy junto a Federico Cajén, quien consumió cocaína durante 32 años y se recuperó, llevan adelante el proyecto denominado "Consultora de Adicciones"  y brindan charlas a jóvenes, como lo hicieron en Pringles. Santiago cuenta en primera persona cómo es convivir con las drogas y cómo te arruina la vida. 

 

 

La semana pasada dos personas que convivieron muchos años con el consumo de diferentes sustancias y drogas, tras su recuperación, estuvieron visitando nuestra ciudad y brindaron diversas charlas sobre prevención de adicciones en establecimientos educativos y también en el cuartel de Bomberos, donde esta última estuvo destinada a los miembros de la comunidad, contando con una gran respuesta por parte de los asistentes. Es así que en Perfiles de este domingo de El Diario de Pringles entrevistamos a uno de ellos, en este caso a Santiago Diz, quien durante más de 20 años se drogó pasando por muchas internaciones hasta que finalmente logró su recuperación total en la Fazenda de la Esperanza de Carhué y hoy su proyecto de vida junto a Federico Cajén, es a través de su página en Facebook denominada "Consultora de Adicciones" desde donde ayudan a quienes tienen problemas con las drogas, contándoles en primera persona cómo las mismas pueden arruinar tu vida. 


¿En qué momento consumiste drogas por primera vez? 

A los 14 años, empecé con marihuana, uno a esa edad es muy curioso y vos ves que de repente hay grupos que se divierten, o ciertos amigos que se divierten más, pero en realidad es un engaño, porque por curiosidad uno entra y se da cuenta que es algo ficticio. De muy chico empecé fumando marihuana y tomando alcohol, así fueron mis inicios.

¿Qué otra cosa probaste?  

Seguí con la marihuana, y a los 17 años tuve la primera sobredosis con  psicofármacos, esa fue mi primera internación, donde permanecí  4 meses en el lugar. Los encontré en mi casa, eran de mi madre que los tomaba para dormir, sabía que producían efectos y comencé a probar, fue un comienzo feo, combinado con lo que venga, alcohol o lo que sea.  Luego consumí cocaína, LSD, y psicofármacos de todo tipo. 

¿Era fácil conseguir drogas en ese entonces en Mar del Plata?

En Mar del Plata hay mucho vicio, no es difícil encontrarlo, si bien no es como ahora, pero si buscabas, encontrabas. 

-¿Por problemas de consumo de drogas terminaste preso, durante tres meses?

-Intenté hacer una recuperación más, me quedé  8 meses internado, pero con medicación,  tratamiento con psicofármacos, que en realidad con el tiempo  los seguí tomando, entonces fue cambiar una cosa por otra. Estuve bien un tiempo, con los años  me junté con una chica, me puse las pilas, alquilé un departamento,  trabajé, y cuando me distancié de la chica con la que andaba de novio,  volví a desbandarme y ahí fueron los peores años de mi vida.  Por la droga perdí  la moto con la que trabajaba, perdí el departamento,  quedé debiendo en cualquier lado, vivía en casas de amigos, en alguna casa de ocupas, o dormía en la playa, deambulé mucho así, alrededor de 14 años.  

-¿Pasaste por algún otro momento crítico que recuerdes?

Un día tuve un accidente en moto y  me quebré tibia y peroné, fue mi madre a verme al hospital,  y me dijo "hacé una recuperación bien hecha", y me llevó a su casa,  y parecían que las cosas se iban a arreglar de a poco.  Pero al poco tiempo, perdimos el departamento por una estafa que hubo, ella se deprimió mucho con 70 años, con principio de alzhéimer, nos tuvimos que ir a vivir a una pensión,  era verano y no podías alquilar  en Mar del Plata porque era muy caro, así  tuvimos que esperar, no conseguíamos garantía,  un montón de dificultades,  que hicieron que  mi madre tomara la decisión de terminar con su vida,  y  eso fue un golpe durísimo para mí, así que tuve una recaída muy grande. 

 


-¿Después de la muerte de tu madre de crianza, conociste a tu madre biológica?

En el último tratamiento en el que había estado había trabajado el tema de mi identidad,  porque yo era adoptado de bebé, y pude conocer a mi madre biológica  y mis hermanos, entonces cuando mi madre que me crió toda la vida, murió,  me dejó  una carta, porque tenía todo planeado.  Me decía que me fuera a Carhué con mi familia, que no me quedara solo.   Fue el único norte que encontré en ese momento, que le dio  orientación a mi vida, porque estaba perdido. Me fui a Carhué, intenté  rehacer mi vida, con mi madre que la estaba conociendo,  y mi hermano. Con el tiempo no podía sanar, estaba muy dolido, mi consumo aumentó, y terminé en el hospital.  Y con esa salida que fue la Fazenda de la Esperanza,  me llevaron en ambulancia, y ahí comenzó la recuperación, después de muchos años.

¿Cómo empezaste con el tratamiento de recuperación en la Fazenda? 

Hace 4 años que comencé un proceso de recuperación de adicciones después de haber tenido otros tipos de intentos en diferentes lugares de Mar del Plata, pero llegué a Fazenda, de una manera trágica, después de haber estado una semana en el hospital por un intento de suicidio por una sobredosis de psicofármacos en Carhué en el año 2014. El médico que me estaba atendiendo me comentó sobre un lugar cristiano, en el momento no le di mucha importancia. Cuando me vi que estaba con suero, me di cuenta que la única posibilidad era tratar de hacer algo por mi vida 

-¿Cómo fue esa recuperación?

Comencé a conocerme, y descubrí  la espiritualidad que es un pilar fundamental en la recuperación. La Fazenda me acercó a Dios, se trata de encontrarle un sentido a la vida y a recobrar los valores verdaderos, cuando uno encuentra un sentido, no necesita sustancia alguna.

¿Sufriste síndrome de abstinencia durante la recuperación?

Sí,  me costó mucho, igual sabía lo se me venía, que iba a transpirar, que no iba a poder dormir y que iba a tener ansiedad, entonces me decidí a dejar las drogas porque  ese era el momento, no tenía noción, pero yo quería salir de eso.

-¿En qué te cambio la vida haber pasado por la Fazenda?

Me costó muchísimo pero me fui acomodando y gracias a  Dios empecé a vivir de nuevo. Con el tiempo terminando el proceso, volví a tener contacto con mi padre que hacía como cinco años que no hablaba con él, para mí eso también fue muy reconfortante, porque tenía perdida la relación, y una vez fuera del mundo de las drogas, se empiezan a arreglar los vínculos otra vez.

 


-¿Actualmente estás viviendo en Pringles?

Egresé de la Fazenda   en el 2015, me fui a Mar del Plata, estuve un  tiempo trabajando, tuve una pequeña recaída, y decidí regresar inmediatamente. Cuando volví la experiencia no iba a ser la misma, entonces me fui a hacer una misión a Formosa,  se inauguró una Fazenda, y quedé como padrino, después como responsable  y fue así que estuve  unos diez meses allá hasta que finalmente me vine a radicar a Pringles  hace cinco meses.

-¿Por qué elegiste Coronel Pringles? 

El año pasado vinimos a dar una charla con la Fazenda, y conocí a los voluntarios, que siempre me apoyaron. Estaba buscando un lugar donde establecerme, y me ofrecieron  trabajo acá, de pintura y durlock, conocía gente, y se dio la posibilidad así que la  aproveché, porque no es fácil comenzar la vida de nuevo,  después de haber perdido tantos años, oportunidades y haber rodado tanto, son cosas de Dios, que te da una nueva oportunidad. 

-Actualmente estás abocado a brindar tu testimonio, dar charlas y llegar sobre todo a los jóvenes: ¿Cómo vivís esta tarea?

Cuando vinimos con Federico Cajén, se le ocurrió la idea de fundar una consultora de adicciones, poder brindar asesoramiento, experiencias de vida, luz a aquel que está en la oscuridad, que cree que no hay una salida,  decirle que uno tiene que pedir ayuda, porque uno que ha recorrido ese camino  puede ayudar, porque es muy difícil a veces con profesionales, si bien es súper importante los psicólogos, psiquiatras, porque han estudiado para eso, pero uno desde la experiencia de vida puede dar un plus,  entonces está bueno ésto de poder trabajar en conjunto, con gente en la consultora, conocidos nuestros y de él que también asesoran. Podemos derivar de alguna forma a profesionales o centros, como por ejemplo la Fazenda, la espiritualidad es algo que a mí me ayudó, no necesariamente tenés que ser Católico, hay otras religiones y no te imponen nada. La Fazenda  es un camino de la esperanza, es abierta, si sos de otra religión, también sos aceptado. 

 

-¿Qué mensaje le darías a los jóvenes que tiene algún problema o decaen, y buscan en las drogas una posible salida?

A los jóvenes les diría que la droga es un aparente paraíso, en realidad es un espejismo, porque te lleva a la destrucción de tu vida, de los vínculos más importantes,  terminás lejos de tu familia, te terminás quedando solo,  y no solamente perdés  cosas materiales, sino moralmente,  perdés el sentido  de tu vida y es muy triste, pero sí se puede salir, el primer paso es la aceptación de la enfermedad. Uno no es así porque le gusta, sino que uno tiene una enfermedad que es tratable, que  es para toda la vida, pero si uno puede tener herramientas para toda la vida y  puede seguir luchando, es posible. Es muy bueno ésto de poder transmitir lo que me pasó  y darle mensajes a los que creen que no pueden salir de las drogas, porque yo también creía que no podía, pero hay que creer  que sí se puede, hay que confiar a los que te pueden ayudar y estar abierto al diálogo, hay que querer. 

-¿En este tiempo en Pringles, has notado que hay problema de drogas?

Es un tema que en todas partes  va avanzando, y está  más naturalizado, drogas de inicio como la marihuana y el alcohol,  la sociedad las ve como algo común.  Pero es el comienzo de algo que puede terminar muy mal. Tengo la gracia de poder contarlo porque he quedado vivo, pero tuve muchos accidentes, muchas veces terminé internado en el hospital,  varias sobredosis, y algunos que tienen mi edad o amigos que yo tenía en Mar del Plata, han muerto en el camino, entonces no es joda, hay que cuidarse. 

-¿Qué esperás para tu futuro?

Ésto de haber vivido algo tan terrible te fortalece la vida. Poderse levantar,  no solamente para uno sino para poder compartir con otro, para que el que esté caído, sepa que puede salir adelante,  que es un ser amado por mucha gente, por Dios sobre todas las cosas, y que tiene valor su vida, es algo que te hace sentir muy bien. Y que se pueden hacer cosas, cuando uno empieza a ayudar a otro, amar la vida y a los demás, no tiene precio y ahí es cuando  uno le encuentra un sentido a la vida. De tantas cosas feas que uno haya vivido tiene que transformarlas en algo positivo, porque si nos seguimos quejando, no hacemos nada y es peor.  Por último como proyecto de vida quisiera formar una familia.

 



Publicado por EL DIARIO


Cotizaciones Online (00:40Hs.)

Downtack
MonedaCOMPRAVENTA
Dólar 35.7 = 37.5 =
Euro 42.2 +0.10 44.2 +0.10
Real 8.7 = 9.7 =
Merval 28673.28 +302.83

19/10 - 23:10


Radio en vivo

Versión impresa

Ediciones Anteriores


Lun
Mar
Mie
Jue
Vie
Sab
Dom

Busqueda


WebMail

Encuesta